Instalaciones aisladas

Obtienen toda su energía a partir del sol y la almacenan en baterías químicas para poder disponer de ella por la noche, por ejemplo. Son ideales para electrificar localizaciones aisladas, rentables frente a tendidos de media tensión y, en el corto-medio plazo, incluso frente a una línea eléctrica en baja tensión.

Salvo para instalaciones muy pequeñas, recomendamos contar con el apoyo de un generador de gasolina para períodos de intensa nubosidad. De ese modo, puede reducirse de forma sustancial la capacidad de acumuladores precisa, sobre todo en aquellas instalaciones de uso estival. 

   Adaptables, modulares y a su medida:  

Podemos diseñar y ejecutar instalaciones aisladas desde 200 a 12.000 W de potencia por inversor, con hasta 6 en paralelo (75 kW por fase, mono y trifásicas...) adaptadas a prácticamente cualquier necesidad, ampliables, actualizables y controlables por vía remota.

  

Actualmente, el límite sólo lo marcan la imaginación y la demanda eléctrica. Desde electrificar una caravana hasta abastecer una aldea entera, las instalaciones fotovoltaicas aisladas dan respuesta a cualquier necesidad con una fiabilidad comparable a la red eléctrica.

Si ya dispone de conexión a la red eléctrica, ésta puede actuar como acumulador de energía, lo que simplifica y abarata sensiblemente una instalación fotovoltaica. En este caso, la solución asequible y recomendable sería un autoconsumo directo.

© Plus Solar todos los derechos reservados

  • Facebook Clean
  • Google+ Clean