Un sistema híbrido conjuga más de una fuente de energía primaria. Aunque casi todas nuestras instalaciones podrían considerarse híbridas, -cuentan con una entrada de corriente desde generador para recargar baterías o apoyo para consumos prolongados-, la diferencia estriba en que las diseñamos de forma que dicho apoyo no sea necesario.

  

Un sistema híbrido, por el contrario, obtiene su energía de más de una fuente de forma habitual. Esto sería aplicable a sistemas fotovoltaico-eólico, fotovoltaico-diesel u otras combinaciones menos habituales.

  

  Principales motivos para plantear un sistema híbrido:  

  • Aumentar la seguridad de suministro con fuentes renovables, o

  • Reducir las necesidades de acumulación y el coste del sistema.

Los sistemas mixtos fotovoltaico-eólico son útiles en lugares aislados donde se requiera un suministro confiable y el acceso para reponer combustible resulte difícil; o allí donde no puedan instalarse generadores.

  

Aunque existe la creencia de que cuando no hay sol suele haber viento, esto no siempre sucede. Por lo general, un apoyo eólico funciona bien en invierno, durante períodos de borrascas y vientos fuertes, pero no garantiza el suministro al 100%.

  

Somos conservadores en cuanto al empleo de eólica, ya que el coste por kW de aero-generador es mayor que el de módulos fotovoltaicos; requieren más obra civil, un regulador dedicado, un sistema que priorice entre la entrada FV y la eólica... No puede preverse su aporte (al estar muy condicionado por el régimen de vientos dominantes, obstáculos, vegetación...) hasta una vez que esté instalado y funcionando, aunque puede resultar adecuado para complementar y aumentar la energía disponible.

En instalaciones aisladas con altos consumos eléctricos que se producen las 24 horas o cuando no hay sol, hibridar fotovoltaica con un generador puede ser muy competitivo. (un caso habitual son ganaderías aisladas, con fuerte demanda eléctrica al alba y tras ponerse el sol). 

  

El sistema FV cubre los consumos mientras haya luz solar, y cuando desciende la carga de las baterías, el generador arranca de forma automática para recargarlas. En días nublados casi toda la energía provendrá del generador, pero con tiempo despejado o en verano, el campo solar proveerá la mayoría.

  

La hibridación reduce la capacidad de baterías necesaria, (solo requiere cubrir los consumos diarios, con el generador funcionando a su carga nominal unas pocas horas). El resto del día, la energía procede de la que previamente se ha recargado en las baterías (o si hay sol, desde el campo FV) pero sin gasto, emisiones ni ruido.

Hiibridación DIÉSEL
 + FOTOVOLTAICA
SISTEMAS HíIbridos SOLAR-eólicos

Instalaciones

mixtas e hibridas

© Plus Solar todos los derechos reservados

  • Facebook Clean
  • Google+ Clean